“Casi el 1% de la población mundial es refugiada o desplazada” (Ent. Amnistía Internacional)

En 2016 las cifras de refugiados (que incluyen también las de desplazados internos en el propio país en conflicto) siguieron creciendo hasta sobrepasar los 65 millones de personas. Los principales países de procedencia de estos refugiados o desplazados son ya, tristemente, conocidos. Por causas como guerras y situaciones políticas y sociales muy críticas, se trata sobre todo de los conflictos en Siria, Sudán del Sur, Congo, Iraq, República Centro-africana o Afganistán. La mayoría de desplazados, en número absoluto, se sitúan en las regiones cercanas a las fronteras de aquellos países. Es decir, solo a excepción de Alemania y Suecia (este último, en datos relativos de proporción de refugiados por cada mil habitantes), son Turquía, Pakistán, Jordania, Libano o Uganda por citar a algunos de los que mayores concentraciones registran.

Entrevista con Dani Vilaró, de Amnistía Internacional. (Fotos cedidas por AI, 2017).


Haciendo una radiografía global, ¿cuántas personas en el mundo hoy podrían estar consideradas como refugiadas?

Pues estaríamos hablando de una cifra entre 21 y 25 millones de personas (a las que sumar, las cifras de desplazados).

Y, ¿hacia dónde se desplazan principalmente?

La mayoría de los refugiados se encuentran en África. Personas que huyen de un país y se establecen en otro. Muchos países vecinos los están acogiendo, sobre todo alrededor de dos puntos: por un lado, toda la zona cercana a Somalia, Eritrea, Kenia y Etiopía. Y por otro, toda la zona próxima a Nigeria, con el problema con Boko Haram. Afecta a países como Camerún, Chad, etc. Luego también están Sudán, Congo… y los conflictos que viven.

Allí, los procesos de asilo, ¿cómo funcionan?

Allí sí existen campos de refugiados muy grandes y multitudinarios de Naciones Unidas como el de Daadab, que es el más grande del mundo, con cerca de 90.000 personas y que se encuentra en Kenia. Lo que pasa es que no se gestionan las solicitudes de asilo pero se les ofrece ayuda humanitaria a través de distintas agencias de la ONU.

Estas situaciones están pasando ahora en países como Turquía, que tiene cerca de dos millones de refugiados de la guerra de Siria. Y Jordania tiene una cifra parecida. Líbano, que tiene una población de tres millones, tiene cerca de un millón de refugiados sirios. Entre esos países acogen a prácticamente el 90% de los refugiados de aquel conflicto.

Y dentro del drama de los refugiados, se encuentran las situaciones especialmente delicadas de mujeres y niños, que muchas veces viajan solos. Y las mafias que se aprovechan.

Sí, es que parte importante de los refugiados son niños. La mayoría son familias. Y existen estas mafias que los utilizan. Nosotros, delante de algunas de las acciones que se han tomado y que se han justificado para acabar con la acción de las mafias, defendemos que si existieran rutas legales y seguras de acceso al asilo y a la protección, éstas desaparecerían. Nosotros pedimos que las personas que según la jurisdicción internacional tienen derecho a pedir protección, puedan hacerlo sin tener que recurrir a estas rutas tan peligrosas que alimentan a las mafias y que están causando tantas muertes.

Poner vallas y cerrar rutas marítimas y fronteras, por el contrario, es lo que está alimentando a las mafias porque no deja ninguna otra opción a las personas que huyen de zonas de conflicto, situaciones de persecución, etc.

¿Cómo podrían articularse estas rutas legales y seguras?

Puede hacerse perfectamente. Una fórmula sería utilizando las embajadas de la Unión Europea en países como Jordania, Líbano, Turquía… para que realizaran las peticiones pertinentes. Los países europeos tienen allí sus representaciones diplomáticas. ¿Por qué no se permite que la gente que se encuentra en aquellos países haga los trámites desde allí? ¿Por qué se les obliga a llegar a un país europeo para hacerlo y que hace que vayan locos por pisar terreno europeo?

Y, ¿por qué no se está haciendo?

Porque no hay voluntad política para desbloquear esta situación. Es la única explicación que encontramos: no hay intención de resolverlo porque medidas las hay y se podrían tomar pero no se está haciendo.

Nosotros, desde Amnistía Internacional, pedíamos que los países más desarrollados del mundo se comprometieran a acoger 400.000 refugiados sirios cada año hasta que se resuelva el conflicto. La Unión Europea, Rusia, China y un bloque de países africanos se han negado. Estados Unidos estaba dispuesto a acoger una cifra importante. Canadá ya ha acogido 40.000. Alemania ya tiene más de 70.000 sirios. Algunos países están predispuestos pero otros, muy poco. Gran Bretaña no debe haber acogido ni a 10.000, Italia tampoco se  mueve en cifras apreciables…

Antes comentaba la tragedia de las muertes en el Mediterráneo…

Sí, este año ya va a ser el peor. Desde que empezó la crisis de Siria las cifras cada vez han sido peores. Ahora (en septiembre, cuando se produjo la entrevista) ya se habla de casi 4.000 personas que sabemos que han muerto en el Mediterráneo, sin contar las que no se han podido contabilizar por desconocimiento. Al cerrar la ruta de los Balcanes, todo el movimiento se ha desplazado al mediterráneo central donde la distancia entre las costas es mucho mayor. Salen de Libia hacia Italia pero no llegan. Además la Unión Europea canceló una operativa que estaba ayudando bastante. Se llamaba Marenostrum, la había puesto en marcha la armada italiana, salía en busca de las lanchas procedentes de Libia pero era enormemente caro. Lo que pidió Italia era mantener el dispositivo pero con ayuda europea, de los socios comunitarios. Ningún país se ofreció a ayudar y se tuvo que cancelar en septiembre de 2015. En ese momento, la Unión Europea lanzó otro operativo, Tritón, que es básicamente lo mismo: barcos militares navegando por el Mediterráneo. Pero tiene un problema y es que no van a buscar las lanchas sino que, al ser gestionado por Frontex, se limita a vigilar las fronteras de la Unión, a no más de 30 kilómetros de las costas. La distancia a la que se alejan de las costas es poca, salen al mar, dejan atrás tierra pero no se alejan lo suficiente para socorrer a las embarcaciones que intentan llegar hasta Europa. Esto ha hecho que se incremente la mortandad en el mediterráneo central, sobre todo después de cerrar la ruta balcánica.

Esto ha hecho que aparezcan ONG’s, como por ejemplo la catalana Proactiva Open Arms, que están desempeñando una labor muy importante.

Exacto, me parece muy bien lo que están haciendo estas organizaciones, que hacen lo que no hacen los gobiernos europeos: ir a rescatar a la gente en el mar. Crear dispositivos para tratar de aliviar estas situaciones.

Pero es que a veces se han producido situaciones muy lamentables como es que, al tratarse de dispositivos –en el caso de los orquestados por la UE- gestionados por la armada, los barcos militares son tan grandes que la gente no puede subir a ellos. Ha habido algún naufragio porque no sabían cómo sacarlos del agua.

Lo que han hecho organizaciones como Proactiva o Médicos sin Fronteras es ir con embarcaciones más pequeñas y con personal con formación en salvamento. Los militares, lamentablemente, no están preparados para este tipo de actuaciones. Estas ONG’s han demostrado que con poco se puede hacer mucho.

¿Cuál es el proceso que siguen estas personas que salvan del mar estas ONG’s?

Se las lleva a tierra, a los campos y allí son registradas. En Grecia, por ejemplo, el problema es que a raíz del acuerdo entre la UE y Turquía, las personas que llegan ya no pueden pasar. Las fronteras están cerradas en Grecia para los refugiados que llegan y de allí no pueden avanzar. Y siguen llegando, hasta un punto en el que el país helénico ya no tiene capacidad para gestionar tanta cantidad de personas, que están atrapadas. Así, vemos campos en Grecia donde no se cumplen las condiciones mínimas, no se les informa sobre la evolución de sus procesos… Surgen campos informales, donde se les ofrece asistencia pero no se puede gestionar nada a nivel de papeles o burocracia. A Grecia, con todo esto, se la ha dejado sola en estos momentos. Los refugiados que llegan ahora a Grecia están en un limbo.

¿Cómo valora el acuerdo con Turquía?

La legislación europea contempla la posibilidad de devolución de una persona a un país tercero, siempre que éste sea considerado como “seguro”. Lo que muchas ONG’s cuestionamos es que Turquía sea un país “seguro”. No lo es. Se habla de seguridad para los refugiados pero nosotros no podemos considerar como tal a un país que, por ejemplo, lleva a cabo “devoluciones en caliente”, es decir, en el mismo momento y, por lo tanto, sin poder atender a su petición de asilo. Además, se han producido tiroteos de guardias en la frontera entre Siria y Turquía contra refugiados y esto lo hemos documentado.

Turquía, además, a nivel interno tiene problemas graves de vulneración de derechos humanos, de los estándares básicos de derechos humanos a nivel internacional. Se han registrado casos de tortura a personas en custodia policial. Turquía no nos convence y este acuerdo nos da la sensación que obedece a la voluntad de sacarse el problema de encima y trasladarlo a otros sitios, donde pueden sufrir otros problemas o abusos.

Y, ¿qué le diría a aquellos que para defender posturas muy restrictivas frente a la llegada de refugiados defienden que entre ellos se pueden colar supuestos terroristas?

Puede pasar, claro. Entre un millón de personas siempre alguno puede colarse pero no se pueden hacer generalizaciones de este tipo. Lo cierto es que hay miedo  y es legítimo pero hay que saber poner las cifras en perspectiva.

En cualquier caso, ante todo lo que está pasando lo que reclama Amnistía Internacional es que los países cumplan sus leyes. En España, lo que pedimos es que cumpla con lo que tiene estipulado en estos casos.

Respecto a la iniciativa de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ¿qué le parece la iniciativa de montar un centro de acogida temporal?

Nosotros hemos pedido a las administraciones que colaboren. Hemos visto en España, y en Catalunya en particular, que lo que pasa a nivel local no tiene correlación a nivel estatal, que es el que tiene competencia exclusiva en esta materia. Hemos visto que, por un lado, los estados bloquean fronteras y no quieren saber nada o muy poco de este asunto. Y, por el otro, como desde el ámbito local, casos por ejemplo de París y de muchos otros ayuntamientos en Catalunya, se han producido muchos movimientos para dar acogida a estas personas. El problema es que la competencia es exclusiva de los estados. Estas ciudades lo que hacen es mandar un mensaje de que hay capacidad para montar dispositivos ante lo que está ocurriendo, aunque sea a nivel municipal.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: