“Buscamos el micro-ondas de la felicidad” (ent. Teresa Roig, autora de ‘El blog de Lola Pons’)

Autora ya de varios libros y obtenidos también algunos premios literarios, es una de las jóvenes voces de las letras catalanas con más proyección. Entre su obra, publicó no hace tanto tiempo una crónica generacional sobre los que hoy se encuentran en la treintena y que plasmó bajo el título ‘El blog de Lola Pons’. Se trata, podría decirse, de una novela en clave de comedia en la que también, no obstante, aparecen reflejadas algunas de las principales preocupaciones de este gran colectivo de gente joven.

La protagonista en el libro acaba de hacer 33 años, vive una crisis existencial que la llevará a experimentar con terapias alternativas, ‘machacarse’ en el gimnasio, probar suerte en las redes sociales o también lanzarse a los encantos y desencantos del entorno de la noche. Un proceso que durará nueve meses, en el que conoceremos la naturaleza de sus relaciones de pareja, amistades, familia y, sobre todo, bucearemos en el interior de este personaje central.


Este libro representa, por lo que hemos visto de su trayectoria, un paréntesis en su producción literaria, más de carácter histórico.

Sí, antes y después he escrito más novela histórica. Mi primera obra fue una propuesta de la editorial, que me dio la oportunidad de publicar sobre un tema que me interesaba: los espías nazis. La segunda se basó en la infancia de mis padres durante la Guerra Civil española y la tercera (‘El primer dia de les nostres vides’) la presenté al premio Roc Boronat, ganó y la publicó Proa.

Así que el ‘El blog de Lola Pons’, su cuarta obra, representa por lo tanto un giro en su producción.

Sí, aunque la tercera ya suponía también una variación respecto a las dos primeras, ya que me centraba más en la parte psicológica de los personajes que en el contexto histórico. ‘El Blog de Lola Pons’ fue como una especie de vacaciones en relación a lo que venía haciendo, quizás más intenso y dramático. Y, además, me apetecía una comedia.

Comedia pero con algunos momentos con un punto agridulce…

Bueno…pse… Para mi toda historia, sea drama o comedia, tiene que ofrecer un valor añadido.

Podríamos decir que tiene una cierta profundidad, con un personaje principal  que a lo largo de la novela trata de encontrarse a sí mismo.

Sí, de hecho, la novela empieza con una crisis y es a partir de ahí que la vamos siguiendo durante nueve meses durante los cuales trata de cambiar algunas cosas de su vida.

Hay algo de autobiográfico en la protagonista, en Lola? Porque tanto usted como ella tienen una edad similar, viven en Barcelona…

Autobiográfico… Sí que hay cosas mías pero también de mucha otra gente que me rodea, he conocido o de la que me han hablado. Lola y el resto de personajes están compuestos de características, fragmentos de situaciones, anécdotas… más o menos cercanas.

¿Cree que se trata de literatura femenina? Muchas de las situaciones que aparecen y se describen son propiamente de mujer como, por ejemplo, depilarse o la sensación que pueda tenerse al entrar en un local y sentirse observada y analizada por hombres.

A nivel de implicación es mucho más fácil para una mujer sentirse identificada con el personaje principal o con sus amigas. Ahora bien, me he encontrado con hombres que la han leído y se lo han pasado igual de bien; no porque se hayan metido en la historia reconociéndose en los personajes sino porque les ha permitido tener una perspectiva diferente, más cercana a la psicología y el humor femenino. Han podido saber de cosas cotidianas que las mujeres no reconocemos tan abiertamente o no son tan fáciles de ver. Sea como sea, he tenido muchos amigos que me han dicho que han reído mucho con la novela.

También, por supuesto, se trata de una novela generacional, llena de referentes televisivos como ‘A cor obert‘, ‘Magnum’….

Sí, sí. Se trata de un retrato generacional de la gente que en estos momentos se encuentra en la treintena, ya sea al comienzo o al final.

Y la música está muy presente en toda la obra.

Es que es parte importante de la vida cotidiana. Hay quienes van con el i-pod, el teléfono móvil, la radio en el coche… La música siempre nos acompaña, nos trae recuerdos y nos transporta a otros momentos o situaciones de nuestras vidas. Por todo esto me pareció interesante que Lola tuviera su propia banda sonora a lo largo de la novela.

¿Cómo definiría esta generación de personas que hoy se encuentran sobre los treinta años y que viven una realidad muy distinta a la de sus padres?

Hay muchos divorcios, nuevos tipos de familias… No sé si tiene relación con el baby-boom pero la gente que hoy se encuentra sobre los treinta vive un contexto muy diferente coincidiendo con esta crisis económica, de trabajo, valores… A todos los niveles. Antes, da la impresión que las cosas eran más seguras, estables; mientras que ahora todo es muy cambiante. Y todo esto hace que, en la novela, la protagonista se encuentre con treinta años y sin saber hacia donde ir.

En esta obra la actitud de Lola, paradójicamente, tampoco cambia mucho a lo largo de la novela pese a realizar mil y una actividades y muy diversas.

Hay una parte de la historia que implica un proceso de aceptación de sí misma. ¿Y cómo lo hace? Pues una parte de este proceso de crecimiento personal la lleva a aceptar una serie de cosas. Y es desde esta aceptación que puede mejorar ciertos aspectos. Otros, por otro lado, son como son y punto. Algunas experiencias le dan nuevas perspectivas y ésta es la aventura que vive: intentar realizar este cambio.

Entre todas estas actividades hay terapias alternativas, dietas, ‘machacarse’ en el gimnasio haciendo clases de aeróbic o tae-kwondo, redes sociales como Facebook, su propio blog

Ella intenta obligarse a hacer una serie de cosas o a descubrirlas: cosas de las que se supone que debería aprender y que le permiten expandir horizontes aunque siempre mirando hacia fuera. Y es precisamente en relación a todo esto que quería tocar el tema de las terapias alternativas ya que van muy ligadas a momentos de crisis. Además de estar muy de moda.

¿Cuando habla de crisis se refiere sólo a la económica?

No solamente. Pienso que coincide todo. Las crisis económicas, políticas y sociales desembocan o están vinculadas con crisis personales, de valores. Hace unos cuantos años no se hablaba tanto de temas de crecimiento personal como se hace hoy, a un nivel mucho más de calle. La gente, sea por la razón que sea, necesita descubrir o buscar respuestas de tipo existencial o espiritual. Y muchas veces las busca a través de este tipo de terapias.

El personaje prueba muchas cosas pero con poca continuidad.

Sí, efectivamente. Esto le pasa a mucha gente y es como decía un día un amigo mío: “buscamos el micro-ondas de la felicidad”. En general todo el mundo quiere una fórmula mágica y rápida. Queremos que sea rápida, fácil y barata, a poder ser. Y es curioso porque falta constancia, la gente prueba muchas cosas, busca siempre fuera de sí mismos.

Otro tema recurrente es el de la dieta. En la novela no acaba de quedar claro si a Lola le sobran o no unos ‘quilitos’.

Es que ni ella misma lo sabe. Cuanta gente conocemos que tiene manías y que no siempre son reales. Éste es su caso.

¿Esta ambigüedad sobre el personaje la tenía clara desde el principio?

En general no me gusta dejar cosas al azar. Me gusta tener muy definidos a los personajes. Y en el caso de Lola y su fijación por el peso, también. Es mi forma de trabajar, que me facilita mucho la escritura. Tengo la historia y los personajes muy claros, con sus fichas y todo lo que les ha pasado antes de la historia, durante y después, la relación entre ellos…

Uno de los grandes ejes es el amor y la pareja.

De hecho, cada una de las parejas que tiene forma parte de esta aventura de redescubrimiento de sí misma, para arreglar ciertas cosas. Encontrar a la pareja adecuada tiene un peso importante.

Habla incluso de “encontrar al príncipe azul”.

Sí, hablo de encontrar al hombre perfecto, ideal: a partir de unos niveles de exigencia altos y poco realistas. Uno niveles, de todos modos, que se exige a sí misma y a todas las personas con las que se relaciona. Encontrar a la persona idónea forma parte del proceso para ser feliz.

La relación con la madre también es importante: en la novela es compleja y difícil.

Sí, tiene una madre muy cerrada y con sus propios problemas. Es hipocondríaca, con casi su segunda residencia en el CAP del barrio donde vive una relación platónica con un médico. Es una mujer infeliz, instalada en la insatisfacción. Y esto contribuye a su dificultad para relacionarse con la gente que la rodea, con problemas de comunicación con su hija y el marido. Su madre es quizás un extremo y la que hace que tome conciencia de lo que no quiere hacer.

Sus dos amigas, Eva y Thaïs, tienen cierto peso también.

Son como una especie de hermanas, que se quieren mucho aunque a veces se matarían. La gracia es que las dos son como el día y la noche y cada una trata de arrastrar a Lola hacia su punto de vista. Muchas veces se encuentra dividida entre una: Thaïs, que tiene una perspectiva muy espiritual, mística, que lo ve todo de color de rosa; y, Eva: muy pragmática, un poco alocada en ciertos aspectos… La protagonista trata de encontrar el equilibrio.

Querría comentar alguna cita que aparece en la novela, como: “Quien teme sufrir, ya padece el temor”.

Se refiere a la tendencia que tenemos muchas veces de anticipar los acontecimientos. Hay gente que por lo que sea: por la relación que ha tenido con sus padres o por encontrarse en una situación personal complicada, sufre. Y este “Y si, y si…” no le permite vivir el presente, que es desde donde las cosas se pueden mejorar o trabajar. Además, aquello por lo que sufres puede no llegar a ocurrir.

Otra: “Cuando me acepto tal y como soy es cuando soy capaz de cualquier cambio”. Podría ser además uno de los principales leit motivs de la novela.

Sí, es uno de los pilares de la historia. Si se fija, en la portada está escrita la pregunta: “¿Hasta dónde estás dispuesto a cambiar para ser feliz?”

A veces queremos cambiar tantas cosas que el árbol no nos deja ver el bosque. En otras palabras, hay que tomar conciencia de aquellas cosas que ya están bien, que son aceptables, para poder cambiar aquellas que no lo están y hacerlo de forma correcta, sin perder el norte.

Y la tercera, que sale al comienzo del libro, un poco escéptica, de Oscar Wilde: “To live is the rarest thing in the world. Most people exist, that’s all”.

Depende. Hay mucha gente que prefiere ir tirando y se conforma. Así ya les está bien y no tienen ningún conflicto. No buscarán cambiar nada. El problema surge para aquellos que van tirando pero no son felices.

¿Cómo definiría este ‘vivir’ al que se refiere Oscar Wilde?

Yo creo que se trata de sentirse satisfecho con la vida que se lleva. Es decir, que las cosas compensen. Una felicidad entendida desde la óptica cotidiana, del día a día.

Acabo al revés de como lo hace usted, con una frase que aparece al comienzo de la novela y que es bastante dura: “Me llamo Dolores y no me gusto”.

De hecho hay un ejercicio en la novela extraído de un libro de Louise L. Hayes, una de las autoras más importantes de autoayuda de los años sesenta, que consiste en repetirse delante del espejo: “Me quiero, me acepto tal y como soy”. Yo he participado en talleres y son increíbles las reacciones de la gente. No es tan fácil decirse a uno mismo que te quieres. Y en el momento que alguna gente era incapaz de decírselo se daba cuenta o le servía como pista sobre el tipo de relación que tenía consigo misma y con los demás. Un ejercicio aparentemente sencillo pero con mucha carga en el fondo. La historia en esta novela gira en torno al cambio que vive en estos nueve meses y que parte de asumir que hay muchas cosas que no le gustan de sí misma y que quiere cambiar. //

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: